Web de San Ignacio






Enlaces

Declaración universal de los derechos humanos
Comercio justo

__________________

Declaración universal de los derechos humanos
Derechos Humanos

__________________

Caritas Parroquial

Cáritas Parroquial
__________________

Hacer click para bajar el mejor navegador web

Para ver bien la web
__________________


Suite Ofimatica

Paquete de Ofimática












GNU/LINUX

[ Racó del Retor ]


Solemnidad de Cristo Rey

“Tú lo dices, soy Rey, yo para eso he nacido y para eso he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”.

El “rey” encarna el sueño que Dios tuvo cuando creó al ser humano,  es la forma humana de ser divino o la forma divina de ser humano.

Domingo32 del Tiempo Ordinario


¡Cuidado con los escribas!

Sobre los escribas, Jesús nos enseña que nuestras sucesivas búsquedas configuran nuestras historias, que al final a uno se le pone la cara  de lo que es, de lo que deseó, buscó y consiguió. 


Domingo 30 del TiempoOrdinario

“Hijo de David, ten compasión de mí”

Su ritmo escénico es más rápido de lo normal, y sus verbos de movimiento, salir, pedir, oír, gritar, regañar, llamar, levantar, saltar, acercarse y seguirhacen de este fragmento una pura movida. Todo parece indicar que los encuentros con Jesús dinamizan y cambian la vida. 


Domingo 29 del Tiempo Ordinario

“No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que voy a beber, o de bautizaros con el bautismo con que me voy a bautizar?”

En la vida hay dos caminos, uno que  conduce a la grandeza, a los honores y al poder, el camino del “ego”, el de los zebedeos y demás apóstoles;y hay otro, el del “yo”, el del no-poder, el que lleva a servir al pobre, el que vivió e inútilmente enseñó Jesús, el camino propio de Dios 

Domingo 28 del Tiempo Ordinario

“Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello entrar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios”

Pecado es todo aquello que da muerte. Pecado mortal es quedarse sin realizar, es vivir desde el “ego” y olvidarse del “yo”, es no llegar a ser, no sentir ni vivir lo que Dios soñó cuando nos creó.