Web de San Ignacio





Enlaces

Declaración universal de los derechos humanos
Comercio justo

__________________

Declaración universal de los derechos humanos
Derechos Humanos

__________________

Caritas Parroquial

Cáritas Parroquial
__________________

Hacer click para bajar el mejor navegador web

Para ver bien la web
__________________


Suite Ofimatica

Paquete de Ofimática


GNU/LINUX

Fiesta del Bautismo del Señor

 

 

Lc. 3, 15-16;21-22:

 

“El pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: “Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle las sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego”. En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre Él en forma de paloma, y vino una voz del cielo:        “ -Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto”.

 

Juan sabe perfectamente quién es y procura que no lo confundan, es más, aclara las ideas para que los expectantes no lo hagan. 

Que la gente se confunda, vale; pero no nos falseemos nosotros, que somos lo que hacemos. 
Nuestros hechos son nuestro mejor autorretrato, hablan por nosotros. 

Tenemos a Juan como referente en quien mirarnos, él es “el hombre más grande nacido de mujer”, aprendamos de él sinceridad y veracidad. 

Ni demos culto a nadie ni consintamos que nos lo den.
Aquí nadie es mesías de nadie, ni tiene la última palabra sobre nadie; sólo tenemos un único Salvador, un Mesías, un Señor: Jesús de Nazaret. 

Que aquí, curiosamente, aparece en una fila de penitentes, se solidariza con unos pecadores, está en su fila. 

El Maestro se solidariza con pecadores y penitentes para que 
de mi pecado me avergüence y del ajeno no me escandalice y, sobre todo, para que no rechace nunca disciplina y penitencia, que nos son necesarias. 

Jesús al bautizase manifiesta que es verdaderamente humano.
Todo ser humano, toda persona necesita penitencia y disciplina.
Sin disciplina, sin dominio de uno mismo no hay crecimiento humano. 

Jesús, acto seguido se pone a orar, Él se sabe en el corazón de Dios y se pone en su presencia. 

Solidaridad, disciplina y oración, conforman la antropofanía de Jesús, tres aspectos fundamentales en su vida sin los cuales no le entenderíamos.
Hagamos nuestro el modelo humano de Jesús, seamos humanos a su estilo.
 

Solidaridad, Jesús, en cierta ocasión pidió: “que todos sean uno”
Disciplina, que tu “ego” no te gobierne, “niégate a ti mismo”.
Oración, encuentro con el Padre, “nacer de nuevo”. 

Los cristianos tenemos como referente a un buen Maestro; caer, caeremos como los que más, pero procuraremos levantarnos.

Ser cristiano no es no caer, no pecar, sino arrepentirse, cambiar, levantarse. 

Cuando uno vive así, hasta el cielo se abre y Dios se da a conocer.

No conocemos el contenido de la oración de Jesús, lo que le dijo al Padre, pero conocemos  su respuesta : “Tu eres mi Hijo, mi amado, mi predilecto” 

Dios es Amor y amar es preferir.
Dios prefiere a Jesús y a cada uno de nosotros con Él. 

Da más fuerza saberse amado y preferido que el saberse fuerte. Aquí radica nuestra fortaleza: Sabemos que Dios nos quiere. 

Quien ama y prefiere espera que se le den, que se le entreguen.
El amante quiere al amado. Dios quiere al ser humano y le quiere suyo. 

Nosotros para amar necesitamos una inyección de entusiasmo.
“Entusiasmo”, etimológicamente significa estar lleno de Dios. 

Sin entusiasmo no hay amor, pues…Dios es Amor y amar es ser como Dios. 

El cariño y el amor que Dios nos tiene está asegurado, lo importante es que lo vivenciemos, lo experimentemos, pues el cristiano está en el mundo para amar, para aportar amor,  lo demás son calcomanías, falsedades o anécdotas sin importancia. 

Estamos aquí para decir al mundo que estamos locos por Cristo, que nuestro amor es una fiesta y que merece la pena tenerla en paz. 

Que nacimos por amor y para a amar,  y que si de algo hay que morir, que sea de amor.

 

 

 

 

 















































 ...