Web de San Ignacio






Enlaces

Declaración universal de los derechos humanos
Comercio justo

__________________

Declaración universal de los derechos humanos
Derechos Humanos

__________________

Caritas Parroquial

Cáritas Parroquial
__________________

Hacer click para bajar el mejor navegador web

Para ver bien la web
__________________


Suite Ofimatica

Paquete de Ofimática




13 Enero 2019

______________

   12 de Enero,  sábado,  en la Parroquia Retiro- Convivencia

_______________________________

Jon Sobrino

                   La Navidad da que pensar                              Puede ser muy hermosa y humana, pero también trivial e inhumana. Esa ambigüedad se manifiesta porque en ella se celebra no cualquier nacimiento, sino el de Jesús de Nazaret.                                              Siempre está bien celebrar un nacimiento. A pesar de las dudas y dificultades que la vida pueda plantear al recién nacido y al grupo humano que lo acoge, la alegría está justificada. De ahí, que rodeemos de celebraciones el nacimiento de Jesús en la liturgia y en la vida cotidiana. Para los cristianos, el nacimiento de Jesús es siempre una fiesta alegre, emotiva, tierna y familiar –solo en ocasiones también supone dolor - .                    Que a José y a María les naciera un niño no necesita explicación, provoca alegría y mueve a celebración. Es el eterno milagro de la vida. Nace un nuevo ser humano abierto a amar, a comprometerse, a crear, a sufrir, a servir y a gozar. También es cierto que esta persona, Jesús, sufrirá la tentación de buscarse a sí mismo olvidando la misión para la que nació. Esto, por experiencia propia, todos lo conocemos demasiado bien.             Celebrar la Navidad, celebrar la vida un 24 de diciembre debiera ser muy cosa fácil, pero no siempre lo es. Los humanos podemos estropearlo todo, aun lo más profundo y bello, y en ocasiones lo hacemos. Dos cosas pueden estropear la vivencia y la celebración de la navidad en nosotros.                             La primera es -como siempre- el dinero. El consumismo pone en el centro de la navidad el dinero, y, con ello, genera un dinamismo que ha ido cambiando las formas de celebración hasta degenerarlas. Ahora veneramos a un Papa Noel -gordinflón, bonachón, vendedor de ilusiones infantiles- que, por supuesto, está al servicio del dinero. Queda para las iglesias, y algunos hogares, recordar una tradición más ancestral y humana: el nacimiento, el pesebre con su mula y su buey, algo que se le ocurrió a Francisco de Asís, enamorado de la vida, de lo humano y lo sencillo. Hoy, a José, a María y a Jesús ya solo les queda ser reclamo de ventas en los Centros Comerciales; José, María y Jesús estos días no encuentran posada ni entre los suyos, están todos muy ocupados en las últimas compras y los regalos. No hay lugar para ellos. Otro tanto podemos afirmar sobre el árbol de navidad, frondoso y verde -de plástico por lo de la ecología-, con guirnaldas y luces que es peana y estante para regalos, lo que no está mal si no se llega a excesos escandalosos e insultantes en tiempos de escasez.                                                            La segunda es más grave: la crueldad humana que perdura en navidad. La antinavidad. En la de este año, tenemos que recordar nuestras fronteras, con sus vallas y concertinas, por no citar la muerte por ahogo de cientos, de miles de personas en nuestras costas. Y no digamos nada de la cruel hipocresía del árbol que se enciende en La Moncloa de todas las naciones de Europa, cuna de la democracia de los DDHH. Esos árboles, ¿qué nobles sentimientos evocarán y a qué nobles pensamientos dirigirán las mentes cuando entre nosotros cientos de mujeres y niños sufren violencia y malos tratos, cuando decenas de ellos son asesinados brutalmente?, y ¿qué dicen los árboles de navidad ante la ingente cantidad de desahucios diarios, de familias que pierden sus hogares, o sobre el escandalo de la acumulación de dinero, de cada vez más y más dinero en menos manos? No es fácil celebrar navidad. Lo dijo San Romero de las Américas, con palabras memorables, en la última navidad que vivió: “Es hora de mirar hoy al Niño Jesús no en las imágenes bonitas de nuestros pesebres. Hay que buscarlo entre los niños desnutridos que se han acostado esta noche sin tener que comer, entre los pobrecitos vendedores de periódicos que dormirán arropados de diarios allá en los portales. Entre el pobrecito lustrador que tal vez se ha ganado lo necesario para llevar un regalito a su mamá o, quién sabe, el vendedor de periódicos que no logró vender los periódicos y recibirá una tremenda reprimenda de su padrastro o madrastra. ¡Qué triste es la historia de nuestros niños! Todo eso lo asume Jesús esta noche!” (24 de diciembre, 1979).                                 Y si ese niño llegó a ser el Jesús de Nazaret que recorrió Galilea y acabó muriendo en Jerusalén, ¿hace eso más fácil o más difícil celebrar la navidad? Aquí el problema es más hondo, pues, sepámoslo o no, encontrarnos con Jesús, es enfrentarnos con nosotros mismos, qué somos, qué queremos ser, qué debemos ser, preguntas esenciales para un creyente. Y para todo el mundo. Si navidad es la aparición de lo humano de Jesús, de lo verdaderamente humano, significa enfrentarnos a nuestro mundo con honradez, y alegrarnos sinceramente de lo bueno que tenemos, tanto como  avergonzarnos sin disimulo de lo malo que hacemos. Jesús nos confronta con nosotros mismos. ¿Es eso fácil o difícil?                          Dostoievski vio que no era nada fácil, y así lo narró en su novela Los hermanos Karamazov. En ella Jesús se aparece al cardenal arzobispo de Sevilla, que era el gran inquisidor. Hablan los dos, de pan y de libertad, de lo que quieren y no quieren los seres humanos, de cuándo aceptan a Cristo y cuándo no. Pero lo que nos interesa es el final. El cardenal le dice a Jesús: “Señor, no vuelvas”. Y tenía buenas razones para decírselo.                 Y es que, por una parte, Jesús de Nazaret, cuando vino a nosotros, decía cosas que asustan a muchos: “¡Ay de vosotros los ricos, ya habéis disfrutado!”. “¡Ay de vosotros escribas y fariseos. No sois más que unos hipócritas, aunque os rindan pleitesía por la calle”. “No andéis repitiendo por ahí “somos hijos de Abraham”. “Sepulcros blanqueados”. “Hablad menos, gloriaos menos y haced la voluntad del Padre celestial”. Y dijo también otras cosas muy duras para todos: “Si tu ojo te hace caer, arráncatelo”. Nunca fue, ni es fácil dejarse encontrar por Jesús de Nazaret.

         Pero, por otra, Jesús hace cosas que animan y humanizan, a los pobres en especial, y a todo el mudo con tal de ser “humildes y sencillos, de ser honrados y no engañar ni engañarse”. De esta forma es fácil en navidad alegrarse de que del horizonte último de nuestros anhelos se haya acercado a nosotros, de que el ser más absolutamente humano y cabal se nos haya hecho intimo, prójimo y hermano. Alguien que siempre acogía a los sencillos, pobres, pecadores, niños y mujeres; que siempre consoló a viudas, leprosos y marginados por la religión; que siempre defendió y dio esperanza a los oprimidos por el poder, a los emigrantes y extranjeros; que siempre hizo el bien, y nunca por obligación, o por obediencia servil, ni por deseo de sobresalir, sino porque siempre es bueno hacer el bien. Y porque así es Dios. Alguien que siempre buscó y tuvo tiempo para hablar con ese Dios, que se ponía ante el Misterio con respeto y disponibilidad, y nunca con miedo sino con gozo.                                                         ¡Pobre arzobispo de Sevilla que tenía miedo de que volviese Jesús! Dándole la vuelta a ese miedo, Leonardo Boff, escribe: “en contacto con Jesús, cada uno se encuentra consigo mismo y con lo que de mejor hay en él: cada cual es llevado a lo originario”. Es la navidad feliz.           Quedémonos, pues, en que la navidad es difícil y fácil. En elegir una u otra cosa está en juego nuestra fe. Con o sin lucecitas,  con o sin turrón y champan y ojalá haya luces, turrón y cordero para los pobres, y ojalá no haya provocativos excesos para los ricos. Tenemos que elegir entre la alegría y el miedo que trae Jesús. Entre la alegría y el gozo o el miedo que nos da ser seres humanos.                                                                                  Algunos ni siquiera piensan en eso, con lo cual ya han elegido. Navidad puede formar parte de la rutina de entretenimientos con la que uno puede alejar de sí mismo y superar el horror vacui”, el miedo a la soledad y al vacío. Navidad, a veces, es ocasión de un crucero, de unos días en la nieve, o de un safari para los más pudientes. Eso es huir para que nada se nos acerque y salpique, aunque el precio a pagar sea una buena dosis de soledad y vacío.                                                                                                               Para otros, la navidad es la celebración de la aparición de la bondad en nuestro mundo. “Ha aparecido la benignidad de Dios entre nosotros”, dice la liturgia de estos días. Y para acabar, el nacimiento de alguien muy especial, Jesús de Nazaret, que como dice Leonardo Boff: “Así de humano sólo puede ser Dios”.                                             

*Para acabar, ¿es fácil o es difícil celebrar la Navidad? Depende. 

*¿Y a ti, qué, te es fácil o difícil vivirla?        

Jon Sobrino                                             

      ___________________________________________________

En el Raco del retor podeis encontrar

Bautismo del Señor

--

Retiro/Convivencia

Parroquia San Ignacio de Loyola

           Enero de 2019

______________________________________________________________

Programación de actividades

fechas a tener en cuanta

                      Curso 2018/2019

Fechas a tener en cuenta

Misa de niños:

Una en cada tiempo fuerte de la liturgia.

Serán siempre a las 12h. 

  acudid ½ hora antes de la celebración para ensayar.

Fechas: el 25 de Noviembre (Adviento);

el 25 de Diciembre, navidad;

el 24 de Marzo, Cuaresma;

 y el 12 de Mayo, Pascua.

Programación de Retiros-Convivencias-Vigilias 

            20 de Octubre, sábado, en La Cañada, Retiro-Convivencia

            21 de Octubre, domingo, a las 20 h., Consejo de Pastoral. 

            10 de Noviembre, sábado, en La Cañada, Retiro-Convivencia 

            22 de Diciembre, sábado, Cena-Vigilia de Navidad en la
Parroquia 

            12 de Enero, sábado, en la Parroquia Retiro- Convivencia 

            9 de Febrero, sábado, en la Parroquia Retiro-Convivencia.

            9 de Marzo, sábado, en La Cañada Retiro-Convivencia. 

    18,19,20 de Abril, Triduo Pascual. 

     4 de Mayo, peregrinación mariana a un santuario.   

     7 de Junio, viernes noche, Vigilia de Pentecostés.

     9 de Junio, domingo, a las 20 h., Consejo de Pastoral

 
Nota .- Los Retiros-Convivencias, en La Cañada como en la Parroquia, serán desde           las diez de la mañana a las dos, quedándose a comer los que lo deseen.

           

            Las Vigilias comenzarán puntualmente a las 21h. para acabar a las 24h.

 ________________________________________________



Piso de Acogida Claver
C/ Poeta Alberola nº 13 pta 14
Valencia 46018

asociacionclaver@gmail.com

 
 ___________________________________________________

 
 



______________________________________



ABC- Almacén de Bajos Costes.

     

      Nº de cuenta en Bankia: 

     2038 - 6540 - 54 - 6000004862

 

     - MUCHAS GRACIAS A LOS COLABORADORES

ESPÍRITU Y ORGANIZACIÓN RESUMIDA DEL A.B.C.



______________________________________

En este enlace se pueden ver unas bellas fotos  de nuestra parroquia del fotógrafo Alberto DiLolli


Clic Aqui

_________________________________________________



Enlace con el Centro Arrupe 
La actual página es:
http://www.centroarrupevalencia.org/
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

  Nuestro e-mail

sannachovalencia@gmail.com

Nuestro agradecimiento a aquellos que se esfuerzan y colaboran en compartir su tiempo y sus sentimientos con todos

Parroquia  San Ignacio de Loyola Plaza Diputado Lluis Lucia 18 46015 Valencia

________________________________________________________________



          





 ...